domingo, 13 de marzo de 2011

calabacines rellenos

Esta receta me encanta, a pesar de que nunca he sentido especial aprecio por los calabacines, pero como siempre digo, hoy en día soy incapaz de dejar de comer cualquier cosa que me pongan en el plato, jejejejeje. Creo que me gustan tanto porque mi madre siempre los ha preparado riquísimos y hoy por fin me he puesto a hacerlos, ñam, ñam, ñam, nos han quedado ricos, ricos, con algún ingrediente extra, para darle un toque personal...

Los calabacines tienen muchas variedades, sin moverme de las islas encontramos tipos diferentes, aquí en Gran Canaria son más bien pequeños y alargados, menores que una berenjena, y de color verde claro, casi blancos!! en Tenerife tiene otro tipo que denominan bubangos son del mismo color pero en forma esférica, más tipo pelotas. Ya en la península y cercanías son de un verde oscuro intenso y de mayor tamaño, yo podría confundirlos con pepinos de lejos, aquí los he visto así en Carrefour y Alcampo, no estoy segura si también los he visto en Mercadona, se ve que traen verduras de fuera, por eso nosotros compramos habitualmente en el Mercado o alguna frutería en las que se nota que la verdura es de por aquí...

-4 personas

+4 calabacines (uno por persona)
+2 huevos duros
+1 cebolla pequeña
+4 lonchas de jamón cocido finitas
+aceite
+harina
+nuez moscada molida
+unas ramitas de perejil
+leche
+queso rallado

Por un lado ponemos a endurecer los huevos, en otro caldero ponemos a hervir agua con un poco de sal, cuando esta hirviendo añadimos los calabacines con su piel, así que deberán estar bien lavados, habiéndoles cortado los extremos, dejamos cocer hasta que estén al dente. Los sacamos, los cortamos a la mitad a lo largo y retiramos las pipas con ayuda de una cuchara, reservamos las pipas en un bol.

Pochamos la cebolla picada muy menuda y retiramos, reservamos el aceite para hacer en él una bechamel.

En ese bol mezclamos las pipas con los huevos cocidos triturados, un poco de perejil picado, la cebolla pochada y el jamón cocido cortado menudito.

Preparamos la bechamel en el aceite de las cebollas, calentamos el aceite, agregamos un poco de harina, como una cucharada, sofreímos la harina, vamos añadiendo leche poco a poco y sin dejar de remover hasta alcanzar la textura deseada, una más espesa para añadir al relleno y tras haberla separado seguimos añadiendo leche para conseguir una bechamel más ligera para cubrir.

Mezclamos la bechamel espesa con el resto del relleno para que quede bien ligado, disponemos los calabacines cortados por la mitad en una bandeja para horno, rellenamos cada uno de ellos con la mezcla y cubrimos con la bechamel ligera, añadimos un poco de queso rallado y al horno, precalentado a 180º, durante unos 15 minutos, o hasta que veamos que está el queso crujiente.

Y ya está, preparado para comer enseguida, mmmmmmmmm!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada